Bajas fingidas

La situación de baja laboral o IT (incapacidad temporal) se produce cuando un trabajador no puede realizar su trabajo por estar sometido a un tratamiento médico, por enfermedad o accidente. Durante éste periodo, el trabajador no puede trabajar ni realizar tareas incompatibles con su estado, sea por cuenta propia o ajena. La Ley obliga al trabajador a una colaboración activa en su proceso de recuperación.

Éste tipo de comportamientos contravienen gravemente la buena fe contractual recogida en el Estatuto de los Trabajadores. Por ello, fingir una baja laboral supone una falta muy grave, que puede incluso llegar a ser motivo de despido procedente, sin derecho a ningún tipo de indemnización.

Ante tal situación, el mayor perjudicado siempre es el empresario, al que origina un daño patrimonial, así como graves problemas funcionales y operativos. Por ello, conviene demostrar que la situación de incapacidad temporal ha sido fingida, de modo que puedan aplicarse las medidas disciplinarias adecuadas.

Hay distintas modalidades que son incompatibles con una baja laboral. El trabajador puede utilizar su periodo de incapacidad temporal para trabajar en otro lugar, o bien realiza actividades incompatibles con la causa que teóricamente le impide llevar a cabo su trabajo habitual. Asimismo, el empleado puede no participar de forma activa en su proceso de recuperación, alargando innecesariamente la baja laboral. O bien, durante su tiempo de ocio, puede realizar actividades que contravengan el plan específico realizado por los especialistas médicos para su óptima recuperación. Magna Detectives recaba todas las pruebas necesarias para poder probar, ante Jueces y Tribunales, las bajas que objetivamente hayan sido fingidas.

Contacte con nosotros y le daremos la solución adecuada.